Síguenos en Google+ Klaus Lange: Una campaña anti propaganda hecha de corbatas comestibles

Una campaña anti propaganda hecha de corbatas comestibles

En 2008 estalló una mini guerra entre Rusia y Georgia por el control de la provincia separatista georgiana de Osetia del Sur. Moscú posteriormente reconoció la independencia de este territorio, así como de Abjasia, otra república separatista, lo que ha llevado a ambos países a estar en malas relaciones diplomáticas desde entonces.


Durante esa guerra,  el jefe del Estado georgiano, sin saber que las cámaras de la televisión lo estaban filmando, no podía calmar sus nervios al escuchar los partes de guerra y se lo vio masticando la corbata. Vean el video para comprobarlo.





Esa imágenes recorrieron después todo el mundo, incluso llegaron a Rusia, donde fue retratado como un hombre inestable y que, desde entonces, es una eterna broma que se usa en los medios rusos para dejar mal parados a los georgianos.
Pero ahora la venganza llegó en forma de alimento.





Este martes se inició en Georgia la comercialización de corbatas comestibles, sobre la base de jugo de ciruela, como una respuesta irónica a la burla que sufren desde hace tres años por parte de los rusos.
El hombre detrás del proyecto de contra propaganda es Oleg Panfilov, un periodista ruso que se estableció en la capital de Georgia y que se convirtió en un férreo partidario del Presidente Mikheil Saakashvili.
Ahora, la llamada "corbata comestible reformista" se vende en delicados envases como un medio para "abrirse a la democracia y a la libertad" (según reza en el envase).

Según su inventor, unas muestras de las corbatas comestibles han sido reservadas  especialmente para el presidente ruso Dmitry Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin.

0 comentarios:

Gallery

IBSN: Internet Blog Serial Number 552-87-526-43

Etiquetas