Síguenos en Google+ Klaus Lange: mayo 2008

La educación de los hombres de negocios entre fideos con salsa boloñesa y el Síndrome del Cerro

Ayer comentaba en mesa familiar que me parecía muy extraño que ciertos hombres de negocios tuvieran un comportamiento dual tan marcado, como es de ser súper simpáticos con ciertas personas y en el mismo momento social ser absolutamente mal educado con otras.
Entiéndanme, todos somos un poco así, pero ¿hombres de negocios, que venden imagen, en un hecho empresarial y social?. No cabía en mi cabeza que tiraran por la borda horas de paciencia y enseñanzas de su rrpp de cabecera.
Mi suegra me dijo que lo mismo pasaba en su ámbito profesional (es abogada) y agregó que eso no lo había notado en otros países ni, aún, en Buenos Aires, donde la gente se conocía menos y en donde las distancias sociales estaban más marcadas.
Este comentario me recordó mis experiencias en otras provincias y países y tuve que asentir y preguntarme: este dual comportamiento social, ¿tiene que ver con la regionalidad o más bien con una idea de clase social?
Mientras pensaba en ese tema, mi esposa, siempre directa y precisa, dijo que eso no era raro, que en su juventud se le llamaba "el síndrome del Cerro" y significaba que una persona podía tener tantos comportamientos y educaciones de acuerdo al prestigio que detentaba el interlocutor.
Esto es, en criollo, si el que está al frente mío es de tal lugar, va a determinado club o tiene un apellido que me suena remotamente a calle pública, mi nivel de cordialidad es proporcional al status que difiero de la suma de los tales los cuales.
Creo que ella tiene razón. Siempre lo tiene, en definitiva, pero esta vez Paula lo había graficado muy bien: la dual educación dependía del espacio geográfico en que se movía y vivía el interlocutor.
Recordé algunos lugares en que he vivido y no pude menos que estar de acuerdo.
La pregunta es, ¿debe un hombre de negocios jugar con esta variable que describimos o debe esforzarse para ser más mundano y educado? ¿Puede ser evaluada la educación de una persona por su éxito económico?
No lo sé. Al final de cuentas, el empresario ha hecho dinero con esa mal educación y yo, con la buena mía, sólo he logrado ser un consultor independiente con su propia estructura que come los domingos en lo de su suegra.
A propósito, la salsa esta deliciosa.

Translate

Gallery

IBSN: Internet Blog Serial Number 552-87-526-43

Etiquetas